Precio y Marketing Digital

Precio y Marketing Digital

El Marketing digital como expresión efectiva para la expansión publicitaria de un producto.

Las nuevas generaciones con el avance de la era digital deberán centrar sus ideas de producto en el Marketing Tradicional.

Con el advenimiento imparable de Internet, hoy las nuevas generaciones del marketing se enfrentan a un entorno competitivo en donde la sociedad y las empresas se transforman a gran velocidad, los hábitos de los consumidores cambian segundo a segundo y en donde cada día aparecen supuestas nuevas fórmulas y conceptos para alcanzar el éxito en Marketing Digital.

El gran reto se halla en lograr la transformación adecuada de los productos para ser instalados en cada una de las plataformas de la nueva era digital, lo que significa que las estrategias y esfuerzos no deben centrarse únicamente en la adaptación de los productos a los cambios tecnológicos, sino que deben partir desde la aplicación del Marketing Tradicional y su experiencia con el cliente.

No se debe perder el horizonte, para caminar y luego correr debimos primero aprender a gatear. Los productos deben primero cumplir con lo básico y primordial antes de saltar al formato digital, si estos no han logrado de manera presencial y tangible hacer que el usuario los valore de forma experiencial, difícilmente, por no decir que es imposible, lo harán desde la virtualidad.

Desde sus inicios el Marketing Tradicional, cuando E. Jerome McCarthy en 1960 nos hablaba de las 4P´s o Marketing Mix, nos dejaba muy claro la importancia del producto y que todo, absolutamente todo, gira en torno a este.

La estructuración rigurosa del producto siempre resaltará la dualidad entre lo tangible, forma, tamaño, color, etc. y lo intangible, servicio, marca, imagen, etc., sea lo que sea, se debe tener siempre presente que finalmente los productos y servicios son adquiridos por personas, que son estas quienes aceptan qué, cuándo y cómo satisfacer sus necesidades y deseos.

Dicha dualidad, sin duda, es un mundo inseparable, cada vez más los productos deben ser acompañados por un buen servicio y viceversa, la llave maestra para conseguir una mejor penetración en el mercado y ser altamente competitivos.

Pensar en la estructuración de productos y servicios en la era digital y virtual, es pensar en un cambio cultural desde la tecnología y en una transformación de las personas hacia la nueva era. Es natural que como seres humanos seamos reacios al cambio, que sintamos miedo e inseguridad, por lo que todos los esfuerzos deberán centrarse desde el producto y/o el servicio a minimizar estas sensaciones, lograr que las personas vean las oportunidades y las enormes ventajas que trae consigo la nueva era.

Plantear estrategias de producto y/o servicio desde el Marketing Tradicional para llegar al Marketing Digital es quizá lo más adecuado. Construir un puente entre lo real y lo virtual, tácticamente, es lo acertado. Un producto ubicado en el mundo digital con los mejores esfuerzos profesionales, con las mayores destrezas técnicas, finalmente siempre bajará a la realidad, y la dualidad cobrará vida y de paso cobrará con creces cada uno de los errores y olvidos que hayamos cometido en su estructuración.

Analizando el comportamiento del Producto en los medios digitales, hemos llegado a la conclusión que, para la eficacia del marketing online, se debe lograr plasmar en la web su versatilidad, que en primera instancia satisfaga la necesidad primaria, que ofrezca servicios y beneficios adicionales que se crean en torno al núcleo del producto; lo que se conoce como producto extendido.

Un claro ejemplo de los mercados que se han transformado con la nueva era digital, son aquellos en los que los productos se convierten en servicios digitales:

Música (descarga o flujo continuo de pistas digitales como Spotify, Google Music, iTunes, etc.), libros (eBooks), publicación de periódicos y revistas (acceso online a los artículos) y software (descargas digitales y servicios de suscripción en línea), entre otros.

Algunas claves para implementar en el Marketing Digital:

  • Analizar el tipo de mercado, la época del año y lograr resaltar a gran escala las características del producto y/o servicio.
  • Reducir el precio, hacer promociones anunciadas con anticipación y de corto tiempo, por ejemplo: de 10:00 a 12:00 mitad de precio y utilizar las estrategias del marketing para exhibir nuevos productos al lado de las promociones; esto hablando de las ventas face to face.
  • Para las ventas online, atraer al cliente adecuando las estrategias al mundo digital; el email forma parte importante de este tipo de estrategias, ya que informa a los clientes el día, la hora y el enlace donde podrá realizar su "visita" elegir su producto y/o servicio y comprarlo a un bajo costo, además es una invitación personalizada, con lo que el cliente finalmente termina haciendo click.
  • Las redes sociales son el "voz a voz" de las características de un producto y/o servicio, donde existen opiniones de todo tipo, lo cual trae sus ventajas y desventajas, por lo que se debe realizar una publicidad inteligente y estrategias online que se deben tener en cuenta a la hora de entrar en el mundo del Marketing Estratégico, estas nos invitan a visualizar los juegos mentales, desde la perspectiva del cliente.

En conclusión, es importante tener una visión clara del producto y saber cuál es su verdadero propósito y transmitirlo al cliente para que este tenga una percepción positiva y sepa transmitir un feedback que lleve en la dirección correcta las mejoras y evolución del producto.

Sígueme en