La importancia en la comunicación, los datos y la transformación digital

La importancia del neuromarketing en la comunicación, los datos y la transformación digital

Cuando empecé a escribir este artículo, pensé en escribir algo convencional a lo que ya se conoce, (cómo y dónde se produce la activación de las áreas del cerebro en diferentes situaciones, etc.) y me puse a pensar que casi siempre se habla de lo mismo, entonces creí que era más interesante enfocar el neuromarketing en la importancia que tiene en la comunicación, los datos y la transformación digital y empecé a organizar y a combinar mis ideas con lo estudiado y lo que la ciencia del marketing ha descubierto en los últimos tiempos.

Pero antes de todo eso, recordé mis inicios en el mundo del neuromarketing, hace ya más de 12 años, cuando trabajé para una compañía tecnológica, donde hacíamos los análisis de viabilidad, emocional e impacto internacional a las plataformas beta que se desarrollaban. Muchas de ellas nunca vieron la luz, aunque eran buenas, pero estas carecían de la esencia emocional.

Es allí donde aprendí, la importancia que tiene la comunicación y la interpretación de los datos en cualquier tipo de investigación. Descubrí que para hacer emocionalmente atractivo un producto y/o servicio, a tal punto de crear la necesidad en las personas de tenerlo, hay que aplicar ambas especialidades.

En Google aprendí muchísimo: Solo el 5% de los productos de Google salen a la luz

A lo largo del camino, cuando tuve la certeza de que el marketing si se podía analizar e investigar científicamente, inicié con Science and Marketing con el objetivo de aplicar la ciencia al marketing y desarrollar nuevas investigaciones. En esta travesía, que durado varios años, logré convencer a personas de alto reconocimiento en diferentes áreas profesionales como la neuropsicología, expertos en experiencia de usuarios y mercadotecnia, todos de diferentes países, España, Colombia, Argentina, México y tuvimos la fortuna de contar como asesor al reconocido Martin Lindstrom, especialista internacional de neuromarketing, y escritor del bestseller Buyology y su último libro Small Data.

Fue un equipo excepcional, pero no funcionaba. Las empresas en España aún no estaban preparadas para entrar en el marketing científico. La respuesta que nos daban eran: "no hay que inventar", "el marketing es el mismo y siempre nos ha funcionado como lo hacemos". Pero una de las cosas que he aprendido es que, las investigaciones que han resultado ser un éxito, cualquier ¡No! es un motivo más para seguir cuando se tiene la certeza, el conocimiento y la capacidad de continuar en algo que se sabe ¡si funciona!

¿Por qué empresas que creíamos exitosas han fracasado y otras recién nacidas llegan a la cúspide del éxito en poco tiempo?

La respuesta es sencilla: No saben procesar la información, no saben comunicar, no han tenido suficientemente en cuenta qué es lo que la gente quiere y eso ha llevado a muchas empresas a tener crisis interna.

En 2007 ya hablaba yo de la importancia del marketing científico, pero ¡nadie me entendía! A mediados del año 2016, con profesionales de la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid, con unos conocimientos asombrosos de marketing y comunicación, empresas de software de neurociencias y expertos en varias áreas fundamentales para investigar el comportamiento humano, hemos iniciado un proyecto llamado tafS (the agency for Science), resultado que hemos llegado a la misma conclusión: El marketing debe volverse científico.

¿Saben qué?, El mundo está saturado de información, cada día sabemos más de lo que quiere la gente, de lo que está haciendo la gente. Pero no hay resultados, porque muchas veces se hace un marketing de adivinar que le gusta a la gente.

Sabemos que la gente está hiperconectada, pero no sabemos por qué y esos porqués son los que hay que investigar y ese es el objetivo de tafS, descifrar por qué la mente de la gente se contradice a las acciones, y para esto es importante que el marketing se vuelva científico.

Es importante innovar, aunque sea difícil hacerlo, la mayoría de fallos en la innovación es porque no comprendemos lo que pasa en la mente del consumidor. En cuanto tengamos esa información, sabremos innovar, pero para esto debemos investigar y no basarnos en lo que la gente nos pide y la realidad es que la gente no sabe bien o totalmente lo que quiere.

Por esto el marketing debe volverse más científico.

Existen todos los instrumentos para hacerlo, lo único que falta es que ustedes lo hagan de manera sistematizada.

Vamos a hablar de una empresa en particular:

Una compañía de seguros en Estados Unidos llamada GEICO, cuyo propietario es uno de los hombres más ricos del mundo, Warren Buffet decidió cambiar a los agentes de seguros por una lagartija, seguramente la conocen; esta compañía estaba entrando en quiebra y decidieron rediseñar su imagen y estrategia publicitaria. Es cuando crea una lagartija con el objetivo de conquistar nuevamente a los norteamericanos, en poco tiempo se vuelve la empresa más importante de seguros de coches y motos más de EEUU. Y a la gente le parecía simpática esa lagartija.

Pero ¿realmente que está haciendo en el cerebro?

Realizaron encuestas para saber por qué habían aumentado las ventas y la gente decía que era el seguro más barato, pero eso no era cierto. Había algo subconsciente o inconsciente que la lagartija conectaba emocionalmente con las personas y es cuando hacen un estudio de neuromarketing y descubren que al ver la lagartija que, en una proporción exacta de ojos grandes y frente grande, su cerebro creaba estímulos y gracias a esto se sentían más tranquilos ocasionando así su preferencia a la marca.

¿Qué es Neuromarketing?

Es un conjunto de áreas como la Neuropsicología, Comunicación, Antropología, Neurociencias, Publicidad, Marketing, para entender los estímulos humanos para hacer que las cosas funcionen mejor.

Cuando tenemos todo este factor humano, realmente logramos hacer cosas fascinantes, porque cada uno aporta lo que realmente sabe. Grandes marcas hoy en día usan estas técnicas y los resultados son asombrosos. Conociendo a ciencia cierta, cómo funcionan sus anuncios de TV, empaques, comunicación, web o lo que quieran.

Es por esto que la publicidad y el marketing necesitan volverse científicos, para así conocer de verdad si lo que las personas dicen que quieren, es lo que realmente desean.

Hoy en día tenemos toda la información a nuestra disposición, lo único que falta es que ustedes como CEO's y/o directores de marketing quieran hacerlo y dejar que otros les ayuden en ese proceso de transformación digital.

¿Cuántos de los que están quieren hacerlo?

Empecemos a cambiar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Síguenos en

Facebook de Alejandro Cobo Góngora Twitter de Alejandro Cobo Góngora LinkedIn de Alejandro Cobo Góngora Google Plus de Alejandro Cobo Góngora LinkedIn de Alejandro Cobo Góngora Pinterest de Alejandro Cobo Góngora