Interpretación de los colores en el cerebro

Interpretación de los colores en el cerebro

Investigaciones de neuromarketing, han comprobado que el color tiene un impacto directo sobre la decisión de compra.

Muchas veces, esta influencia está dada por los significados que la sociedad o la cultura le otorgan a los diferentes colores. Ningún color carece de significado, el efecto de cada color está determinado por su contexto, es decir, por la conexión de significados en la cual percibimos el color. El colorde una vestimenta se valora de manera diferente que el de una habitación, un alimento o un objeto artístico.

Algunas empresas como Mc Donalds, han sido pioneras en rescatar la importancia del color e integrarla como parte de la estrategia de marketing en función del target al que se dirige la publicidad.

Logo de Mc Donalds

Desde hace algún tiempo, gracias a numerosos estudios se sabe que los colores ejercen cierta influencia sobre el estado anímico de las personas. Más aún, el cerebro humano está configurado para darle un tratamiento prioritario y especial al procesamiento del color por sobre otras características de los estímulos que ingresan a través de los ojos, como por ejemplo la forma o el tamaño.

Sin lugar a dudas, el color es lo primero que reconocemos.

Dentro del mundo del neuromarketing, algunas investigaciones han comprobado que el color tiene un impacto directo sobre la decisión de compra.

Muchas veces, esta influencia está dada por los significados que la sociedad o la cultura le otorgan a los diferentes colores. En occidente, por ejemplo, el color negro está asociado a la muerte, el rojo a la pasión, el verde a la naturaleza, el azul a la calma y el asosiego, el gris a la tristeza, etc.

Alguna empresas como Mc Donalds, han sido pioneras en rescatar la importancia del color e integrarla como parte de la estrategia de marketing en función del target al que se dirige la publicidad.

Sucede que el rojo, el amarillo y el azul, son tres colores que más rápidamente puede reconocer un niño.

El rojo y el amarillo son los dos colores predominantes tanto del logotipo de esta compañía, como del payaso emblemático que representa la marca; el azul distingue claramente al personal de Mc Donalds y lo contrasta y recorta como figura sobre el resto de los colores que surven de fondo.

Esta combinación responde a los deseos de la organización de estimular la vista y encender el cerebro de los niños desde su más corta infancia.

En este sentido, todos los locales de Mc Donalds del mundo presentan con muy poca variación, la misma ambientación.

Muy recientemente y en forma complementaria, investigadores canadienses llevaron acabo una serie de estudios que les permitió arribar a la conclusión de que los colores no solo ejercen influencia sobre el estado emocional de las personas y pueden condicionar el proceso de toma de decisiones, sino que además pueden propiciar o inhibir procesos cerebrales de carácter cognitivo o intelectual, como la capacidad para prestar atención, la consolidación de los recuerdos en la memoria y la creatividad.

Para el experimento, se reunión a una primera fase aproximádamente seiscientas personas a las que se las puso a trabajar en varias áreas de carácter cognitivo frente al monitor de un ordenador.

Dentro de estas tareas, que invariablemente inclínan la puesta en juego de habilidades mentales como la atención y la memoria, los sujetos debían resolver anagramas, problemas lógicos y memorizar largas listas de palabras. Dentro de las actividades informáticas que apelaban a la creatividad, los participantes debían asimismo generar ideas para el diseño de productos, como por ejemplo, juguetes para bebes.

En forma adicional, una tercera parte de los individuos debieron trabajar en sus respectivos ordenadores con un fondo de pantalla de color azul, otra tercera parte debió hacerlo con un fondo de pantalla de color rojo y el resto del grupo, sin fondo de pantalla o con un color neutro, como el blanco.

Según estos investigadores, los resultados pusieron de manifiesto que mientras el color azul ejerce una influencia positiva sobre la creatividad, el color rojo mejora la atención selectiva, que es la capacidad para concentrarse sobre un estímulo específico, ignorando el resto y enfocarse con precisión y minuciosidad en sus detalles. En este sentido, una adecuada capacidad de atención favorecida por un marco visual o un contexto dentro de las tonalidades del rojo, mejoraría sustancialmente el proceso de consolidación de la memoria a largo plazo.

Un párrafo aparte merece la gama del azul, que se correlacionaría positivamente con una optimización de los procesos cerebrales involucrados en la creatividad, ya que los participantes que trabajaron bajo esta condición lograron en comparación con los participantes de los otros grupos, un número significativamente mayor de ideas y de calidad superior.

Una posible explicación para este fenómeno podría ser que, en el cerebro humano, el color azul y sus tonalidades han quedado asociado evolutivamente a elementos presentes en la naturaleza, como el cielo y el mar; y bien es sabido que los paisajes naturales ejercen un efecto relajante y tranquilizador sobre las personas.

en este sentido, es lícito pensar que la presencia fuerte y pregnante de un color como el azul en nuestro contexto o ambiente de trabajo nos puede proporcionar la seguridad y serenidad necesarias que le permitan al cerebro relajarse y entrae en un estado de mayor receptividad y osadía.

La aplicación práctica de estas investigaciones se traducirá en la necesidad de ambientar los lugares de trabajo de acuerdo al tipo de actividad que el personal realiza. Por ejemplo, cuando las tareas sean de carácter analítico, secuencial o altamente metódico, que impliquen la circulación de una gran cantidad de datos e información, los matices del rojo dentro de la oficina serán los adecuados para estimular los procesos mnésicos. Lo mismo vale para el diseño de carteles o letreros de peligro o advertencia, etiquetas o rótulos que buscan captar rápidamente la atención.

Por el contrario, el color azul será el indicado para teñir salas de conferencias, instituciones educativas y la estructura edílica de aquellas organizaciones cuyo principal capital es la imaginación y el flujo de ideas de su personal creativo.

Sígueme en