El neurodiseño es la nueva tendencia para el packaging y el diseño de productos

nueva tendencia para el packaging y el diseño de productos

En los últimos 20 años, la neurociencia cognitiva ha hecho grandes progresos en el estudio de la mente humana y en los factores que determinan nuestro comportamiento. Esto ha llevado a que esta ciencia se haya extendido hacia otros campos de estudio, como por ejemplo a la economía, la ingeniería, el marketing, la arquitectura, dando lugar a nuevas disciplinas, como la neuroeconomía, neuromarketing y el neurodiseño.

De estos campos de estudio, han surgido algunas preguntas:

¿Cuáles son las claves más importantes de la neurociencia cognitiva que un diseñador de empaques o arquitecto debe tener en cuenta a la hora de crear diseños eficaces?
¿Cómo sobresalir ante el resto de diseños?
¿Qué materiales debe utilizar para obtener comportamientos, percepciones y emociones en los usuarios?
¿Cómo puede un diseño, contribuir con la fidelidad de la marca?

El neurodiseño está en el camino de dar respuesta a estas preguntas para saber cómo el cerebro humano funciona para crear productos, empaques y diseños arquitectónicos más rentables y eficaces.

La neurociencia hoy día es algo intuitivo para los diseñadores, arquitectos, diseñadores de productos y especialistas de marketing, algo que han estado esperando desde hace mucho tiempo. Ahora piden la opinión e ideas a los usuarios para saber si van encaminados por el diseño adecuado o en realidad no está bien la idea planteada inicialmente.

Cuando las personas ven algo y dicen "creo que este aspecto es fundamental para mi decisión de comprar este producto” o "Creo que esta característica de diseño es el que determina la mayor parte de mi opinión sobre este producto", se puede estar seguro que eso no es necesariamente lo que realmente impulsa su comportamiento final.

Los neurocientíficos pueden decir, que nuestro cerebro en la mayor parte del tiempo sabe más de nosotros mismos. Nuestros informes conscientes no corresponden con los criterios utilizados por nuestro cerebro para tomar decisiones.

Durante mucho tiempo, el diseño se mantuvo inmune a esta ola "neuro", como base principal se diseñaba sobre la intuición, la creatividad y las habilidades de artesano. Ahora entran otros factores más determinantes pero compatibles con estas.

Por primera vez, la investigación en este campo ha dado a conocer cuáles son las áreas del cerebro responsables de la percepción del placer y belleza. En particular, la activación de los centros cerebrales, tales como la corteza orbitofrontal, indica que el compromiso del sistema de recompensa humana, el sistema neural que nos motiva a tomar acción para alcanzar metas o conseguir refuerzos.

Lo interesante es que cuanto más este sistema está activo, más estamos dispuestos a pagar un precio alto para comprar un producto. Esto significa que un diseño de un producto exitoso, probablemente activa el cerebro en la mayor parte de redes neuronales. Así que es muy importante tener en cuenta el diseño del packaging ya que es parte fundamental de la experiencia que tiene el usuario con el producto, ya que el contenido rara vez es procesado de forma individual por el cerebro. De hecho, las neurociencias cognitivas muestran con claridad que la percepción humana siempre está determinada por todo el contexto donde se producen los estímulos, es por esa razón que ahora los diseños están teniendo más atención del lado de los usuarios y también de las empresas. Este concepto también es aplicable a la arquitectura, diseño de software, diseño web y aplicaciones móviles.

Ahora es muy común que los empaques de los productos sean apreciados por los usuarios por su belleza y sean guardados cada vez con más frecuencia.

La activación de los centros de placer en el cerebro no puede ser el único objetivo para un diseño exitoso, sin embargo. Los objetivos de un paquete son muchas; en algún momento un empaquetador sólo tiene que crear un buen "agarre". En otros casos, el diseño de un paquete también debe proporcionar información acerca de su contenido (especialmente cuando no se permite el acceso al contenido antes de la compra). Pero, ¿cómo obtener la percepción de lujo, de solidez, de la confiabilidad, de la robustez, de la honradez, a través de un paquete?

Ciertamente no es sólo de placer y/o de la activación de la corteza orbitofrontal. Sin embargo, todos estos aspectos mencionados son sólo percepciones y, como tales, están determinados por el funcionamiento de ciertos mecanismos cerebrales.

En este escenario, las neurociencias pueden proporcionar las técnicas y conocimientos que pueden ayudar a encontrar los objetivos más adecuados (las características que concurren para determinar comportamientos o reacciones específicas en el usuario) para el diseño. Esto se puede lograr, incluso sin la necesidad de pedir a la gente acerca de sus opiniones o creencias (aunque un enfoque serio también debe considerar estos aspectos).

Al conocer los mecanismos implicados en la conducta humana, podemos anticipar las reacciones de los consumidores y crear un paquete o producto exitoso.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Síguenos en

Facebook de Alejandro Cobo Góngora Twitter de Alejandro Cobo Góngora LinkedIn de Alejandro Cobo Góngora Google Plus de Alejandro Cobo Góngora LinkedIn de Alejandro Cobo Góngora Pinterest de Alejandro Cobo Góngora