El logo de tu empresa ¿Por qué dejarlo para lo último?

El logo de tu empresa ¿Por qué dejarlo para lo último?

Lógica y realidad, argumentos sólidos para no improvisar un logo.

A veces emprendedores y startups piensan que lo primero que se debe hacer cuando se quiere crear una empresa o negocio es tener bien definido el logo al inicio de todo. Pero en realidad no podemos expresar o comunicar algo que no tenemos claro.

Siguiendo los parámetros de lo que llamamos lógica, lo correcto es dejar el proceso de creación del logo para lo último. Sabemos que toda empresa inicia en primera instancia con un pensamiento o con una idea que luego se ve realizada tras un razonamiento lógico.

Al surgir ese primer pensamiento, quiero ser dueño de una empresa, nuestra mente empieza a ocuparse de muchos pensamientos sin poder detenerse, ¿de qué podría ser, ropa, zapatos, accesorios, publicidad, restaurante, juguetes...? Empezamos a clasificar, hasta que al fin damos con lo que realmente nos gusta, y está a nuestro alcance y podría generarnos las ganancias esperadas y es allí cuando decidimos lo que será nuestro producto y/o servicio a ofrecer en el mercado. En esos instantes es cuando hemos comenzado a crear nuestra propia empresa.

Luego debemos centrarnos en las características y particularidades de la empresa, llegan a nuestra mente el producto o servicio, el nombre, diseño, la calidad, el color, textura, tamaño, volumen; definimos su público objetivo o target, la comercialización, etc. Pensamos todo un estudio de mercado que luego vamos anotando en la pizarra de nuestra computadora o bien sea en una simple servilleta en un café.

Debemos tener claro lo que se quiere y luego hacer un concepto certero de todo lo que es y será nuestra empresa.

¿Por qué es importante dejar el logo para lo último?

Porque ya conocemos todo el proceso de nuestro producto y/o servicio, sabemos para qué sirve, cómo funciona, todo lo relacionado con el servicio para el cual fue pensado y creado, ya tenemos una identidad clara y es cuando ya podemos decir que tenemos una marca.

¿Qué pasos se necesitan para obtener un logo que identifique nuestra marca y que sea recordado por el cliente?

Cómo ya hemos tenido la experiencia de todo el proceso de creación de nuestra empresa, entonces es hora de elevar la marca al nivel que deseamos estar:

  1. Definir lo que se quiere reflejar con el producto y/o servicio: elegancia, sencillez, poder, entusiasmo, libertad, pasión, naturaleza, frescura, originalidad, sabor, etc.
  2. Qué se desea transmitir con el logo, y cómo se logra transmitirlo: tipo de letra, color, tamaño, dibujo, etc.
  3. Realizar pruebas de impresión cuando se tengan varios bocetos, compartirlo con un entorno crítico, contar con la ayuda de un experto en la materia.
  4. Hay que recordar siempre que lo sencillo y básico, la memoria lo absorbe con mayor eficacia que un logo recargado.

Un gran logo sale de lo que tú quieras reflejar y del profesionalismo con que se trabaje.

Sígueme en