Big Data como parte de la estrategia de marketing

Big Data como parte de la estrategia de marketing

¿En qué puede ayudar a las pymes?

Muchos son los que desde hace un tiempo han oído hablar del Big Data sin saber muy bien qué engloba este concepto. Big Data significa exactamente lo que determina su nombre, gran cantidad de datos. Enorme cantidad, para ser exactos. ¿Y qué se puede extraer de una gran cantidad de datos? Si se comparan o se realizan las procesos de análisis adecuados, se pueden conseguir relaciones, asociaciones, tendencias, paralelismos...

En los últimos años la mastodóntica abundancia de información que se genera a diario es imposible de procesar por las empresas en beneficio propio en un tiempo razonable. Sin embargo, existen algunos grandes software que se encargan de analizar la información para obtener resultados, cifras, etc. Compañías como Google utilizan el Big Data como modelo de negocio, ya que basan sus planes de publicidad en hacer que sus anuncios lleguen a las personas que estén interesados en ellos. Para conseguir este fenómeno, Google tiene que analizar cantidades astronómicas de información de todos sus usuarios.

Por tanto, contar con una gestión adecuada del Big Data puede ser una baza que juegue a favor de las empresas, pues las que así lo hagan estarán siempre un paso por delante de su competencia. En tal caso, ¿por qué no incorporar esta información relevante para la empresa en su estrategia de marketing? De hecho, el análisis de los datos generados a través de internet por los usuarios ya son utilizados por numerosos profesionales para mejorar los resultados de su negocio. Algunos ejemplos los podemos tener en la utilización de Google Adwords o los servicios de publicidad de Facebook o Twitter. Estas plataformas que gestionan Big Data dan a los empresarios la oportunidad de segmentar el público y dirigir sus anuncios a un sector muy concreto de la población. Además, son capaces de mostrar qué anuncios o estrategias funcionan mejor, lo que resulta muy útil para no llevar a cabo una campaña errática detrás de otra.

No obstante, no solo las grandes multinacionales deben ser capaces de sacar provecho directo del Big Data, pues las pequeñas y medianas empresas están generando en los últimos años una cantidad ingente de información que puede convertirse en un activo. Tal como señaló el director de Alianzas de SAS España, Fernando Meco, al Diario ABC, "El verdadero reto no es tanto crear la arquitectura que sea capaz de recoger y almacenar todo ese volumen de datos, sino en ser capaz de separar lo relevante de lo que no lo es y de explotarlo con las técnicas analíticas precisas en el menor tiempo posible de respuesta." Llevando a cabo este proceso, la empresa puede detectar los productos que más se están demandando, predecir nuevos comportamientos de los consumidores y ganar (o evitar perder) mucho dinero.

Posiciónese delante de su competencia aprovechando al máximo las opciones que tiene a su alcance para la utilización del Big Data y gestione sus propios datos como un activo más de la compañía. La cuenta de resultados confirmará los buenos augurios.

Sígueme en